IoT – Internet Of Things

IoT viene del inglés “Internet Of Things”, es decir, “Internet de las cosas”, pero ¿qué es exactamente? ¿por qué está tan de moda ahora? ¿qué aplicaciones tiene? ¿qué tecnologías hay disponibles?

La capacidad de conectar dispositivos embebidos con capacidades limitadas de CPU, memoria y energía significa que IoT puede tener aplicaciones en casi cualquier área.​ Estos sistemas podrían encargarse de recolectar información en diferentes entornos: desde ecosistemas naturales hasta edificios y fábricas, por lo que podrían utilizarse para monitoreo ambiental y planeamiento urbanístico

¿Es posible realmente conectar todo a la red?

La respuesta es sí, no ahora mismo, pero si en muy poco tiempo. El principal inconveniente que está retrasando este avance es la limitación de direccionamiento que ofrece el actual protocolo ipv4, donde no sería posible interconectar tal cantidad de dispositivos y objetos. Por este motivo es ya inminente la transición a ipv6, el nuevo protocolo de direccionamiento que permitirá la interconexión casi ilimitada de cualquier objeto y la evolución e implementación del Internet of Things.
Una vez esquivado dicho obstáculo, y con el progresivo abaratamiento de esta tecnología con el tiempo, no solo va a ser posible, si no necesario debido a su utilidad y la gran cantidad de aplicaciones que podremos realizar con el Internet de las cosas. Piensa en ropa inteligente, en artilugios implantados en nuestro cuerpo velando por nuestra salud,… o ¿por que no? en bolsas de snacks en los supermercados negándonos su compra por contener contraindicaciones en nuestro registro de salud.